Historias de Amor Sai: “Los aldeanos vivían en cooperación”

Swami dijo: “Mira, Anil Kumar. Tú conoces a los aldeanos de aquellos días”.

“Swami, soy de ciudad. No conozco la vida de los pueblos”.

Bhagavan dijo: “Mira, la vida de las aldeas es realmente ideal. ¿Por qué? Los aldeanos vivían en cooperación. Los aldeanos vivían en amistad. Los aldeanos siempre se ayudaban entre sí”.

“Oh Swami”

“Sabes, en esos días no teníamos molino de arroz. Traían el arroz encascarillado y tenía que ser molido. No había otra forma. Venía gente de otras áreas y de otros pueblos a ayudar a moler el grano de arroz entero. También Yo iba. Mientras trabajaban, cantaban canciones sobre Dios “Ram, Ram, Ram, Ram, Ram, Ram”. Así es cómo los aldeanos trabajaban juntos, ayudándose entre sí.

“Otra cosa. En ocasiones de boda, no tenían que comprar cosas. Un aldeano traía el arroz, otro el yogur, otro la leche y otro las hojas en las que se servía la comida. Eso era cooperación. Pero hoy, esa cooperación se ha perdido. La “cultura” significa ‘amistad’, cooperación, ayuda. Esa cultura no está hoy presente. Eso dijo Bhagavan”.

Y luego, Swami comenzó a recordar Su pasado. “Sabes, Anil Kumar, cuando estaba en el colegio, todos los profesores solían enviarme pequeñas notas”.

Así es que ¡Swami está acostumbrado a recibir cartas desde Su infancia! Oh, ya veo. Un hábito Divino. Pero los hábitos humanos son difíciles de erradicar. Así, Swami comenzó a recibir esas pequeñas notas de Sus profesores, mientras estudiaba en el colegio.

“Swami, ¿qué tipo de notas?”.

“Cada profesor solía escribir, ‘Swami, Sathya, ven a nuestra casa esta tarde. Prepararemos platos especiales para Tí”.

“Swami, ¿qué hacías entonces?”.

“No iba a casa de todos. No hacía eso”.

“Entonces, ¿cuál era Tu respuesta Swami? ¡Eras un niño! Ellos eran profesores, ¿Cómo les satisfacías? ¿Cómo les complacías? Habías decidido no ir, así es que ¿qué respuesta les dabas?”.

Baba explicó: “Me dirigía a ellos y les decía suavemente, ‘Señor, si voy a su casa, los otros muchachos se sentirán muy mal. ¿Cómo se sentirán respecto a Mí? Así es que por favor’. Pero solía visitar algunas casas”.

“Oh Swami, ¿por qué?”.

“Porque algunos eran muy serios. No comerían hasta que Yo fuera. Mis profesores y sus esposas tampoco comerían hasta que Yo no fuera a su casa. No comerían. Así es que tenía que satisfacerlos”.

“Swami, ¿qué comías allí?”.

“Algunas pakodas, algunos vadas. Comía sólo un poco. Incluso ahora, sabes lo que como. En esos días te puedes imaginar… ¡todavía menos!”.

“Oh Swami”.

“Entonces, solía venir a casa y decirle a mi hermano ‘ya he comido’. Se sentían muy infelices, ¿por qué? ‘Cuando se ha cocinado comida para Tí aquí, ¿por qué comes allí’. Se enfadaban mucho conmigo, Anil Kumar, ¿qué hacer?”.

“Swami, puedo entender Tu situación (risas), porque cuando hablas a otros me enfado. Pienso, ¿por qué no Me habla a mí? Así es que, como es normal, la gente sentirá no tener todas las oportunidades de estar contigo. Puedo entenderlo Swami”. Eso es lo que dije.

Luego, en el colegio, parecía que solían tener encuentros o funciones escolares. Todos los profesores se acercaban a Swami y le decían: “Swami, habla sólo Tú”.

“Señor, tan sólo estoy estudiando cuarto y quinto curso aquí. No sería correcto. Hable usted”.

“No, no, no, no. Habla Tú”.

“Así es que tenía que levantarme y hablar en todas las ocasiones”.

“Swami, ¿cuál era el sentimiento de los profesores?”.

“Oh, solían aplaudir y decir, ‘¡Oh, bien, bien, Swami! Lo que has dicho es bonito’. Eso es lo que solían decir, “Swami, realmente magnífico, realmente magnífico”.

22 de septiembre de 2002
Fuente: “Perlas de Sabiduría”, autor: Anil Kumar

Las Perlas de Sabiduría son de un beneficio inmenso

Todos los días, Bhagawan habla a los estudiantes y al staff por las tardes, después de concluir las sesiones de entrevistas habituales. Bhagavan es tan bondadoso, que pasa una hora, a veces una hora y media, con los estudiantes y los profesores en el Sai Kulwant Hall, donde podemos ver a Bhagavan sentado en Su silla, rodeado de estudiantes y profesores.

Pero no todos los devotos pueden escuchar lo que Swami dice, porque no se trata de un sistema de audiencia pública. Es una conversación casual o informal. Sin embargo, durante la conversación hay ciertas “perlas de sabiduría” y estas “perlas” pueden ser de un beneficio inmenso para todos los devotos Sai.

La edición en telugu del Sanathana Sarathi ha sido publicada con todas estas charlas informales con los estudiantes y los profesores en los últimos 27 números. Eso es, en dos años y tres meses. Pensé que también sería necesario para los devotos de habla inglesa saber lo que Swami les dice a los estudiantes. Así es que recopilé estas charlas sucesivas y les incorporé algunos encabezamientos.

Estos son los puntos recogidos de Sus conversaciones con los estudiantes y los profesores. Por tanto, son muy valiosos. Debemos empezar a compartir estas “perlas Sai de sabiduría” con los devotos. Es nuestra responsabilidad y deber sagrado, no sólo en el momento presente, sino para el beneficio de la posteridad. Qué Bhagavan los bendiga en este empeño. Estoy seguro de que esta línea de actividad será alentada para que vaya más y más lejos en los próximos años. Vuestras sugerencias y comentarios en pos de una mejora son muy bien recibidos. Gracias ¡Sai Ram!

OM SRI SAI RAM