Chinna Katha – La devoción de las Gopis

LA DEVOCION DE LAS GOPIS

 

Las gopis tenían la más alta clase de devoción en sus corazones. Tenemos a Niraja, por ejemplo, quien había sido advertida contra las estratagemas de Krishna cuando llegó a Brindavan desde un pueblo distante como esposa de uno de los pastores.

Pero, a pesar de todas las advertencias, cuando vio a Krishna, durante el festival del monte Govardana, le entregó su corazón al Señor. Ella pasó por grandes tribulaciones debido a este apego, pero lo soportó todo con valor. Como había visto a Krishna por primera vez al pie de la montaña, tocando dulcemente su flauta, ella iba a menudo al claro donde por primera vez sus ojos lo habían contemplado para respirar el sagrado aire del lugar. Así pasaron muchos años. Ella fue la más decidida entre las gopis que trataron de detener el carro de Akrura, que se llevaba a Krishna a Mathura. Sufrió en silencio por la separación durante años y años hasta que un día, cuando estaba exhausta por la agonía, Krishna se le apareció en el mismo claro del bosque. El la acarició y la consoló. Ella tenía una petición que hacerle. Deseaba oír la flauta divina antes de morir en el regazo de Krishna. El Señor le dijo: “No la he traído”; pero, con el solo fin de complacerla, cortó un trozo de junco y en un instante lo transformó en una flauta con la cual tocó una melodía que disolvió el corazón de Niraja en lágrimas que se llevaron su alma.

Om Sri Sai Ram

(Homenaje a Bhagawan, hasta el 24 de abril, día del Mahasamadhi)