Historias de Amor Sai: “Mi visita a ‘Alike’”

Narración del Prof. Anil Kumar:

Ese mes, el día 29, ocurrió un importante acontecimiento en mi vida, que me gustaría mucho compartir con ustedes. El 29 de Noviembre fue el día de la inauguración de un hospital construido por Bhagawan con un coste de un crore (*10 millones) de rupias. Se encuentra en un lugar llamado Alike, a una hora y media de distancia desde Mangalore, en el estado de Karnataka.

Esa gente vino y le pidió a Bhagavan que inaugurara el hospital. El hospital se terminó y los doctores seleccionados estaban listos. Entonces, Swami dijo: “Estoy tan ocupado aquí con los devotos, que voy a enviar a Anil Kumar a inaugurar el hospital”.

Fui a ese auspicioso acontecimiento, a inaugurar el hospital en nombre de Bhagawan Sri Sathya Sai Baba. La recepción, la hospitalidad, la atención, la cortesía que me prodigaron fueron como si hubiese sido el propio Baba el que hubiera estado allí. Volé hasta Mangalore y desde allí viajé en coche. El mismo Swami me dio los billetes de avión. Dijo: “Tengo los billetes preparados. Vete hasta allí, donde te recibirán en un coche”.

Sé algunas cosas; Me siento familiarizado con muchas cosas, pero a veces me quedo totalmente desconcertado. Mi viaje desde Mangalore hasta Alike fue parecido a nuestro viaje a Kodaicanal. Todo lleno de montañas y vegetación, bonitos árboles y una atmósfera fresca, nubosa y maravillosa ¡Como el paraíso! ¡Ah! Enormes árboles de jackfruit, árboles de betel, llantenes, palmeras y cascadas. ¡Ah! Durante una hora y media. ¿Cómo me lo podía tomar? Me sentía extremadamente feliz, amigos míos. Soy totalmente consciente de la verdad que estoy compartiendo con vosotros.

A lo largo de todo el camino, había un gran número de pueblos. Cultos e incultos, ricos y pobres, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, civilizados e incivilizados; campesinos, granjeros y obreros; hindúes, musulmanes y cristianos… Todos los que vi en el camino, me creáis o no, juntaban sus manos y decían: “¡Sai Ram! ¡Sai Ram!”. Eso es todo. Más tarde, me enteré de que le decían lo mismo a todo el mundo. Saludaban a todos de esta forma. No vi a nadie que fumara. No vi a nadie que fuera alcohólico. No oí a nadie que gritara. No escuché a nadie insultando o usando un lenguaje desagradable. Todos ellos eran pacíficos y estaban llenos de bienaventuranza ¡Fue bastante increíble!

Luego, vi el pueblo. Alike tiene cinco instituciones educativas, todas construidas en lo alto de las montañas, con unos 1500 alumnos. El área entera se extiende sobre 200 acres (*aprox 80 hectáreas). Es tan vasto, que tienes que ir en coche para llegar a ciertos lugares. Hay patios de recreo en el valle y un estadio. La casa de huéspedes se encuentra en otra cima. Cuando salía fuera y me quedaba de pie en la terraza, podía disfrutar del amanecer por la mañana y del atardecer por la tarde. Detrás de mí, había grupos de montañas, mientras que enfrente había valles y, más allá, en la parte alta de las montañas, las instituciones educativas. Por la mañana, había neblina, nubes, parches de niebla y alondras. ¡Ah! El cielo no puede ser más hermoso que esto. Sí, lo digo con toda la intención ¡100%!

Luego, algunos empezaron a servirme. Todo estaba a punto, limpio y perfecto. Me sirvieron mi café de la mañana. No estaba muy, muy caliente. (risas) Así es que di un sorbo y lo dejé sobre la mesa. En diez minutos, otro caballero trajo un café caliente, caliente. (risas) Lo probé. Entonces, empecé a preguntar: “Muchachos, ¿quiénes son esos dos? (refiriéndose a quienes le habían servido)”.

Ellos respondieron: “Uno es el director del Instituto y el otro el director del Albergue”. ¡Cada uno de ellos poseía título de PHD (Doctorado en Filosofía)! Amigos míos, todo puede ser verificado. Alike es un lugar donde todo el mundo es brahmacharya, como sanyasis con votos, solteros, como monjes en un monasterio o en la Iglesia Católica. Ninguno está casado. Visten un lanchi y un lunghi como los Tamiles (algodón blanco simple que se lleva alrededor de la cintura con una toalla blanca sobre los hombros). Es muy difícil decir quién tiene un título de doctorado en Filosofía y quién tiene un título de Master. Todos ellos son así de sencillos.

A continuación, me llevaron a sus instituciones. Muy bonitas. Todos los estudiantes son chicos. Todos decían: “Sai Ram, sir, Sai Ram, sir”. Todos saben recitar los Vedas. Todos ellos forman parte de bandas de música. Todos ellos cantan bhajans. Visión Sai, imaginación Sai e ideales Sai. Todos ellos han “tomado forma” 100% allí, en Alike.

En el momento en el que regresé, Bhagavan me dijo: “Ven, Anil Kumar, ven. ¿Te gustó Alike?”.

“Swami, tiene un gran valor educativo. Es un campamento espiritual. No fue un picnic, realmente no fue sólo un viaje de placer de fin de semana para cambiar de escenario. Es un lugar para la iluminación. Es una experiencia emocionante y excitante”.

Baba Dijo: “Eso es por lo que te envié”.

Le mostré todas las fotografías. El hospital también estaba construido en lo alto de una montaña. Era un edificio pequeño con césped y flores por todas partes. Los doctores son muy cualificados y preparados. Bien, no podía creerlo.

Hace tiempo, había un devoto que ya no se encuentra entre nosotros. Él era bramhacharya, un sanyasi, que solía venir aquí como miembro Seva Dal. Inspirado por la Divinidad de Bhagavan, este devoto donó a Bhagawan Sri Sathya Sai Baba la propiedad entera: unos 200 acres, donde hoy se localizan estas instituciones. Su carácter ejemplar inspiró al resto de la gente allí y de este modo, hoy podemos ver todas esas instituciones educativas. Con esto los dejo.

¡Qué Bhagavan los bendiga!

El profesor Anil Kumar cerró su charla exclamando “Jai Bolo Bhagavan Sri Sathya Sai Baba Ji Ki. ¡Jai!”.

29 de noviembre del 2002. Fuente: “Perlas de Sabiduría”, autor: Anil Kumar

*(Nota del editor Webmaster)

OM SRI SAI RAM