Historias de Amor Sai: “¡Es el palacio de Buchkingham!”

Narración del Prof. Anil Kumar:

(…continuación)

Pensé que había llegado el momento de explicarle a Bhagavan lo bonito que es el hospital. (risas) “Swami, mi estado no es serio. Me encuentro bastante bien. Mi único problema es que me duele el dedo del pie. Como los doctores querían que me hiciera una revisión, fui al hospital. El edificio, la cúpula, el césped, las flores y los encantadores jardines…¡no parece un hospital!”.

“Si no es un hospital, entonces ¿qué es?”, dijo Él.

“¡Es como el Palacio de Buckingham! (risas) Sentí como si fuera a asistir a la recepción de una boda. ¡Es tan bonito! Encontré pacientes y asistentes sonrientes. No me encontré con ninguna cara larga o seria que reflejara la condición crítica de los pacientes. Todos estaban bien y se reían. Por eso, pensé que se trataba de una boda, no de un hospital”.

“Y entonces, justo en la entrada interior, vi un ídolo del Señor Vighneshwara o Vinayaka. Hice namaskar. Hay una bonita figura de Vinayaka justo debajo de la cúpula. No había visto nada así en ningún otro lugar, Swami, ¡en ningún otro lugar!”.

“¿Por qué?”, preguntó.

“Porque su tamaño es muy grande y su color oscuro. Está hecha de granito brillante y pulido. Es un ídolo precioso, Swami”. Y luego, añadí: “Dentro de la cúpula, en el centro, hay unas fotos enormes de Swami, muy bonitas, de unos seis a ocho pies de altura; es una colección preciosa, con unas fotos maravillosas de Swami”.

“Oh-ho. ¿Era la primera vez que ibas al hospital?”.

“Sí, Swami, ¡la primera vez! Rezo para que también sea la última, (risas) porque no me gusta visitarlo como una persona enferma”.

Él se rio y dijo: “¡De acuerdo! ¿Dónde fuiste?”.

“Swami, recorrí los pasillos. El suelo, el color del suelo, y el llamativo color de las paredes…¡ah, es tan bonito! El suelo está tan brillante, que incluso pude ver mi propio reflejo en él. Está tan limpio, que incluso si se derramara leche de un vaso, ¡podríamos recogerla y llenar con ella el vaso de nuevo!”.

Dijo, “Oh, ¿te gusta?”. El Señor se siente feliz porque es su propia creación. Es Suya. Por eso preguntó: “Ah, ¿te gusta?”.

“¡Sí, Swami! No sólo eso, tampoco encontré mancha alguna en las paredes. Están muy limpias. El piso también está limpio. Me sentía feliz. No había siquiera una brizna de hierba o un trozo de papel en ninguna parte. Está muy limpio, Swami”.

Y añadí: “Swami, también vi pizarras con letras escritas en oro en frente de cada consulta médica y en frente de las salas de operaciones. ¡Qué bonita combinación de colores! El suelo de color ceniza, las paredes de color galleta, y las pizarras negras con letras en oro. El hospital es muy colorido, muy bonito, Swami”.

(continuará…)

agosto del 2002
Fuente: “Perlas de Sabiduría”, autor: Anil Kumar

OM SRI SAI RAM