Historias de Amor: “Swami materializa de la arena una estatuilla de Sri Krishna” (Actualización)

Sai Baba mostrando la estatuilla de oro de Sri Krishna (foto tomada por Sri Ratan Lal)

Hacer Click para agrandar imagen

Esta semana tenemos para ustedes una hermosa Historia de Amor Sai cuando Bhagawan materializó desde la arena una bella estatua de oro de Sri Krishna. Este milagroso acto sucedió el 15 de mayo de 1968 cerca de Dwaraka, donde vivió Krishna, que se encuentra en la costa oeste de la India, alrededor de unas 325 millas al noroeste de Bombay.

La descripción de este evento está dada por el Sr. N. Kasturi en el libro biográfico sobre Bhagawan Baba titulado “Sathyam Shivam Sundaram” Vol III, en la página 183-184: “Antes de volver a Jamnagar, en la noche, Baba dijo de repente:” Oh, el mar está aquí “. Y los coches se detuvieron. Llegaron a un amplio sitio de la costa arenosa, con un templo en un montón de rocas en un extremo. Baba caminó a lo largo del borde acuoso y se sentó en la arena por fin, como debe haberlo hecho Krishna unos cincuenta siglos atrás”.

(inicio de la actualización)

Continuando con las fuentes verificables e históricas de estos Divinos sucesos, en el libro “SATHYAM SHIVAM SUNDARAM” Vol V (pág: 72 a la 75) se narra lo visto en el video:

Con estas palabras lo relata uno de aquellos jóvenes maestros: “Los eventos más gloriosos y prodigiosos de todo el viaje fueron las mahimas del Señor, el divino juego de creación que esa ‘pequeña mano morena’ de Dios a menudo despliega: un verdadero dominio de la naturaleza y sus elementos. Numerosos devotos recibieron recuerdos de gracia y amor materializados por Él. No obstante, algunos hechos se destacaron por su carácter único, porque evocaron los días en que Bhagavan realizaba Sus lilas en las arenas del Chitravati frente a quienes presenciaban tales maravillas. El primero tuvo lugar en Dachhigam, un lugar selvático de extraña belleza, el valle más encantador de Cachemira. Una profunda corriente de espiritualidad prevalece en el silencio que lo envuelve todo y, cuando el Señor Mismo está parado en medio de Su experta artesanía, la veracidad de aquellas palabras de Keats se vuelve evidente: ‘La belleza es verdad, y la verdad es belleza; nada más se sabe en esta tierra y nada más hace falta’. ¡Qué dicha inefable, qué deleite indescriptible! La naturaleza cantó himnos de alabanza al Señor en silencio, las flores ‘anhelaron un instante de indulgencia para estar a Su lado’, y los espíritus volaron alto en puro éxtasis. Dios es belleza, la belleza es Dios: Sathyam Shivam Sundaram. El primer plano y el trasfondo, la imagen y el objeto se habían unido en una hermosa entidad. Los fragmentos perdían su identidad…

–¿Hay arena cerca de aquí? –preguntó el Señor.

Momentos en que Swami materializa el sphatika linga y la placa de oro de Señor Badrinarayana y la Diosa Lakshmi

–Sí, Swamiji. Hay un río que pasa cerca y su lecho tiene algo de arena.

–Vengan. ¡Vamos allá!

Todos sentían curiosidad. ¿Por qué este repentino éxodo hacia la arena cuando la naturaleza ofrecía abundante verdor?

–¡Ah! Esto es excelente –dijo el Señor. Vio una pequeña porción de arena cerca del arroyo y se sentó allí. “¿Qué estará pasando?”, se preguntaban todos. Entonces el sol descendió con humildad y, espiando dentro del círculo que nosotros habíamos formado en torno de Bhagavan, dibujó un radiante halo alrededor de Él. Rayos de sol resplandecientes brillaron a través de Su corona de cabello… Entonces, Bhagavan comenzó a dibujar algo en la arena con los movimientos ondulantes que a menudo hace con Su mano. Cuando la ‘obra de arte’ estuvo completa, cavó con Sus manos vacías en la arena, la sacudió por unos instantes y extrajo de ella una placa de oro, de forma cuadrada y de un tamaño de casi 10 centímetros de lado, con imágenes del Señor Badrinarayana y la Diosa Lakshmi.

–Vayan pasándola –dijo el Señor como si nada hubiera ocurrido, y permaneció sentado, lleno de contento. En tanto que nosotros, exaltados y llenos de dicha, tomábamos fotografías y cantábamos Sus alabanzas mientras observábamos esa creación naciente, tocándola, adorándola y registrando en nuestras mentes, llenos de admiración, la gloria de Sathya Sai. Esta era la primera vez que muchos de nosotros teníamos el privilegio de observar una creación de este tipo. Sin embargo, eso no fue todo.

–¿Tienen una lapicera? –preguntó el Señor.

Alguien que estaba cerca le entregó una inmediatamente. Él la tomó en Sus manos y comenzó a dibujar algo en la arena. Un movimiento circular, un toque acá y un acabado allá… Sus pequeñas manos vacías cavaron nuevamente. ¿Qué era? Nuestros corazones dejaron de latir. Todos estiramos el cuello. Las cámaras estaban listas; todos mirábamos fijamente con ojos muy abiertos y expectantes. De allí emergió un hermoso linga de cristal de 5 centímetros. Él lo sostuvo a trasluz, con el sol de fondo… ¡Un deleite inenarrable!

–Este es el sphatika linga instalado por Adi Shankara debajo del hima linga, en la cueva de Amarnat –reveló el Señor.

En otra ocasión, cuando estábamos sentados a orillas del río Liddar, cerca de Pahalgam, la aldea de pastores, el Señor empezó a hablar sobre Sri Shankaracharya y sus monasterios. Sri Shankara había instalado un linga de potentes vibraciones espirituales en Chidambaram.

–Y ahora –dijo Bhagavan– les mostraré una réplica exacta del chidambara linga instalado por Shankaracharya. ¡Y de la arena plateada surgió un linga de 7 centímetros! El linga era espectacular e hizo que todos cerráramos los ojos en adoración reverente, adoración de Bhagavan, la encarnación de Shiva-Shakti.

–Todo esto es tamasha, diversión –comentó Él, luego. ¡Para Él, el Señor del universo, todas estas son bagatelas!”

(fin de la actualización)

Esta foto fue tomada por el sabio Ratan Lal (+), quien vivió casi toda su vida en las enseñanzas de Bhagawan Baba en el Ashram de Prashanti Nilayam.

El Avatar Krishna, nació el 20 de julio de 3228 A. C. y fue conocido en todo el mundo al contar la historia que es el Bhagavad Gita, la historia del triunfo del bien sobre el mal. Esta historia fue una verdadera guerra entre los Pandavas (buenos) y la Kauravas (malos) que fueron primos.

El campo de batalla en la que luchó, llamado Kurukshetra, es real y alegórico. Esta batalla interior pasa en muchas personas con las que tratamos diariamente.

A continuación pueden ver el video de la Divina materialización del ídolo de Sri Krishna:

(Nota del editor)

OM SRI SAI RAM

Fuentes: Libro: “Sathyam Shivam Sundaram” Vol III, autor: N. Kasturi; Libro “Conversaciones con Sai Baba”, autor: John Hislop