Historias de Amor: “¿Cómo está tu madre?”

Después de que Swami oyó esta charla, llamó a otro chico: “¿Cómo se encuentra tu madre?”.

Estudiante: “Swami, Swami”.

Swami: “Hmmm, lo sé. Tu madre tiene algún tipo de fluido en los pulmones. No se encuentra bien”,

Estudiante: “Swami, hace tiempo ella sufrió de cáncer. Tú la curaste”.

Swami: “¡Hey! Eso fue hace mucho tiempo. Ahora, tiene un fluido en los pulmones. ¿Cómo está?”.

Él materializó vibhuti. “Envíale esto a tu madre. Mándaselo por correo postal. Se pondrá bien”. Esto demuestra la preocupación de Swami por todo el mundo.

Y a continuación, este estudiante mencionó su propia experiencia. Parece que su madre se encontraba seriamente enferma. Recibió una llamada de teléfono de su padre: “Hijo, tienes que venir. Tu madre quiere verte”.

En esos momentos, este chico estaba haciendo su primer año de Master en Ciencias. ¿Cómo podía irse sin permiso de Swami? Estaba tratando de comunicarle esto a Swami, pero no le encontró ¡Nuestro Dios juega al juego del “escondite” cuando más le necesitamos!

Entonces, de pronto, después de tres días, Swami dijo: “¿Qué quieres?”.

Estudiante: “Swami, mi…”.

Swami: “¡Oh! Has recibido una llamada de teléfono de tu padre. Te ha pedido que vayas a casa. No te preocupes. Envía este vibhuti a tu madre. Se pondrá bien”.

Luego dijo: “No, no, no, no. Vete, vete, vete a Mumbay. Vete a ver a tu madre y regresa”.

Puesto que su madre estaba seriamente enferma, quería ver a su hijo desesperadamente.

Swami: “Así es que, toma este vibhuti y vete a dárselo a tu madre”.

Y diciendo esto, Swami salió, caminó unos cuantos pasos y dijo: “Vete, vete”.

El muchacho pensó que debía marcharse inmediatamente. Hizo su equipaje y se fue a esperar al autobús a la ciudad. Al poco tiempo, llegaron unos cuantos amigos y dijeron: “¡No, no, no” Swami quiere que regreses ahora mismo”.

Entonces, regresó donde Swami le esperaba. Swami dijo: “¿Qué te ha ocurrido?”.

Estudiante: “Swami, dijiste ‘vete’”.

Swami: “¡No, no! quiero que vayas a la sala de entrevistas, no que te vayas fuera”. (risas)

El muchacho entró en la sala de entrevistas. Entonces, Swami dijo: “¿Dónde vas?”.

Estudiante: “Swami, debo ir a Mumbay”.

Swami: “¿Cómo irás?”.

Estudiante: “Swami, he de coger un autobús hasta la ciudad y allí tomar el tren”,

Swami: “¿Cómo te voy a enviar de esa forma? ¿Crees que no sé lo seria que es la situación? No te preocupes. Hmmm, vamos, cógelo”.

Con un movimiento de Su mano, materializó un billete de Air India (risas) con el nombre del chico escrito en él. “¡Toma!”.

Swami llamó a otro devoto: “Lleva a este muchacho en coche hasta el aeropuerto”.

El chico voló hasta su casa. Nadie sabía que llegaba. Fue directamente a su casa y llamó a la puerta. Su madre, que estaba seriamente enferma, se levantó de la cama y abrió la puerta: “¡Hola hijo! ¿Cómo estás?”.

Ese es el milagro de Sai. Eso es lo que él dijo. ¿Ven? Ése es Bhagavan. Además de que Swami le dio dinero, también le dio un billete de vuelta de Air India para que pudiera volver e informar al colegio inmediatamente.

Y cuando regresó dijo: “¡Swami, mi madre está bien!”.

Swami: “Oh, oh”.

Estudiante: “Gracias Swami. Has curado a mi madre”.

Y Bhagavan respondió: “No la he curado. La fe la ha curado. Sus oraciones la han curado”.

Así, si tenéis fe y rezáis, habrá respuesta. Eso es lo que dijo Bhagavan. Y al parecer, un día, Swami le dio un huevo al muchacho.

Swami: “¿Comes huevos?”.

Estudiante: “Swami, no como huevos”.

Swami: “Si Swami te lo da, ¿no lo comes?”.

Estudiante: “Swami, ¿un huevo?”.

Swami: “Está bien, cómetelo, venga”.

Entonces, Swami dijo: “¡Venga, rómpelo! “.

Cuando lo abrió era un dulce (risas) No era un huevo. Era un caramelo. ¡Eso es lo que hizo! Pero, ¿por qué?

Swami dijo: “Te lo doy porque hoy es el día de Pascua (risas). Por eso te lo doy”.

Muchas gracias

¡Qué Bhagavan los bendiga!

18 de septiembre de 2002
Fuente: “Perlas de Sabiduría”, autor: Anil Kumar

Las Perlas de Sabiduría son de un beneficio inmenso

Todos los días, Bhagawan habla a los estudiantes y al staff por las tardes, después de concluir las sesiones de entrevistas habituales. Bhagavan es tan bondadoso, que pasa una hora, a veces una hora y media, con los estudiantes y los profesores en el Sai Kulwant Hall, donde podemos ver a Bhagavan sentado en Su silla, rodeado de estudiantes y profesores.

Pero no todos los devotos pueden escuchar lo que Swami dice, porque no se trata de un sistema de audiencia pública. Es una conversación casual o informal. Sin embargo, durante la conversación hay ciertas “perlas de sabiduría” y estas “perlas” pueden ser de un beneficio inmenso para todos los devotos Sai.

La edición en telugu del Sanathana Sarathi ha sido publicada con todas estas charlas informales con los estudiantes y los profesores en los últimos 27 números. Eso es, en dos años y tres meses. Pensé que también sería necesario para los devotos de habla inglesa saber lo que Swami les dice a los estudiantes. Así es que recopilé estas charlas sucesivas y les incorporé algunos encabezamientos.

Estos son los puntos recogidos de Sus conversaciones con los estudiantes y los profesores. Por tanto, son muy valiosos. Debemos empezar a compartir estas “perlas Sai de sabiduría” con los devotos. Es nuestra responsabilidad y deber sagrado, no sólo en el momento presente, sino para el beneficio de la posteridad. Qué Bhagavan los bendiga en este empeño. Estoy seguro de que esta línea de actividad será alentada para que vaya más y más lejos en los próximos años. Vuestras sugerencias y comentarios en pos de una mejora son muy bien recibidos. Gracias ¡Sai Ram!

OM SRI SAI RAM