Historias de Amor Sai: “Dos esposas”

Narración del Prof. Anil Kumar: Luego, Swami estuvo hablando de un caballero que tenía dos esposas. Por supuesto, la primera de ellas ya no vivía y él se las estaba viendo con la segunda. Ahora, Swami comenzó a bromear: “Sabes, él tiene dos mujeres”.

“Oh, Swami, ¿dos esposas?”.

Entonces, Swami dijo: “No, no, no. La primera mujer ya no está. Se murió”.

“Oh, Swami”.

Luego, Swami dijo: “¿Qué le ocurrirá a un hombre con dos mujeres?”.

Entonces, yo dije: “Swami, el hombre lucha duro, sin aliento, con una mujer, ¡casi hasta ahogarse! Con dos mujeres, casi está al borde de la muerte. ¡Está acabado! ¡Sólo le queda que le den la fecha de expiración! ¡No sé cómo alguien puede manejarse con dos mujeres!”.

Swami se rió y luego dijo: “En los Puranas, las épicas, hay una historia de un rey llamado Uttanapada, que tenía dos mujeres. Una era Suruchi; la otra era Sunithi. Una de ellas tenía un hijo llamado Dhruva. El pequeño quería sentarse en el regazo de su padre, pero la segunda mujer no se lo permitía.

“¡No puedes sentarte ahí! ¡Fuera!”.

El niño decía: “Mamá, quiero sentarme aquí”.

“¡No, vete!”.

El muchacho dejó el hogar diciéndole todo esto a su madre: “Madre, ¡fíjate en esto! Mi madrastra no me permite sentarme en el regazo de mi padre. No puedo soportar este sufrimiento”.

El chico se marchó solo al bosque y allí hizo penitencia durante un largo tiempo. Dios se apareció frente a él, concediéndole toda clase de dones y, al final, decidió quedarse allí. Hoy, él se encuentra allí, en la forma de una estrella (conocida como la estrella Polar), llamada Dhruva. Dhruva es el nombre de la estrella que hoy podemos ver ahí.

Y Bhagavan dijo: “Debido a las dos esposas, el padre no pudo dar su amor a ambos hijos. Cuando uno disfrutaba de su amor, el otro empezaba a llorar. Puesto que el otro hijo empezó a recibir el amor del padre, la madrastra, la segunda mujer del rey, comenzó a pelearse. Ya sabéis, ese es el destino”.

Y entonces dijo: “Anil Kumar, ¿sabes el nombre del rey que tenía tres esposas?”.

¿He de decir “lo sé”? Entonces, Él dirá: “Así es que estás coleccionando los nombres de la gente con cierto número de mujeres?”. (risas). Si digo: “No lo sé”, Él puede decir: “¿No sabes ni siquiera eso?”.

Entonces, Swami aclaró de inmediato: “Sí, es el rey Dasaratha, el padre de Rama. Dasaratha tenía tres esposas: Kausalya, Sumitra y Kaikeyi. Debido a la esposa más joven, Kaikeyi, Dasaratha hubo de sufrir el dolor causado por la separación de Rama. Rama hubo de ser enviado al exilio debido a los dones concedidos a Kaikeyi. Conocéis esta historia. Al final, la separación condujo a Dasaratha a la muerte. Así, el rey de tres mujeres tuvo que sufrir la separación de su hijo, y al final, incluso hubo de enfrentarse a la muerte”. Eso fue lo que dijo Bhagavan.

27 de septiembre de 2002
Fuente: “Perlas de Sabiduría”, autor: Anil Kumar

Las Perlas de Sabiduría son de un beneficio inmenso

Todos los días, Bhagawan habla a los estudiantes y al staff por las tardes, después de concluir las sesiones de entrevistas habituales. Bhagavan es tan bondadoso, que pasa una hora, a veces una hora y media, con los estudiantes y los profesores en el Sai Kulwant Hall, donde podemos ver a Bhagavan sentado en Su silla, rodeado de estudiantes y profesores.

Pero no todos los devotos pueden escuchar lo que Swami dice, porque no se trata de un sistema de audiencia pública. Es una conversación casual o informal. Sin embargo, durante la conversación hay ciertas “perlas de sabiduría” y estas “perlas” pueden ser de un beneficio inmenso para todos los devotos Sai.

La edición en telugu del Sanathana Sarathi ha sido publicada con todas estas charlas informales con los estudiantes y los profesores en los últimos 27 números. Eso es, en dos años y tres meses. Pensé que también sería necesario para los devotos de habla inglesa saber lo que Swami les dice a los estudiantes. Así es que recopilé estas charlas sucesivas y les incorporé algunos encabezamientos.

Estos son los puntos recogidos de Sus conversaciones con los estudiantes y los profesores. Por tanto, son muy valiosos. Debemos empezar a compartir estas “perlas Sai de sabiduría” con los devotos. Es nuestra responsabilidad y deber sagrado, no sólo en el momento presente, sino para el beneficio de la posteridad. Qué Bhagavan los bendiga en este empeño. Estoy seguro de que esta línea de actividad será alentada para que vaya más y más lejos en los próximos años. Vuestras sugerencias y comentarios en pos de una mejora son muy bien recibidos. Gracias ¡Sai Ram!

OM SRI SAI RAM