La historia de la Pascua: Jesús Resucitado

Por el Rev. Padre Charles Ogada:

En este ensayo convincente y poderoso, el Reverendo Padre Carlos Ogada presenta un retrato dramático de los acontecimientos de la Pascua hace 2.000 años y relaciona el significado de la Pascua en nuestro propio viaje espiritual.

Pascua es una fiesta de las Luces. Es el día en que Jesús resucitó de la muerte. Fue en una mañana de domingo, el día del Dios Sol. María Magdalena y otras mujeres habían ido a ver el sepulcro donde fue enterrado Jesús. Pero para su horror y desconcierto se encontraron con una tumba vacía. Al lado de la tumba había dos ángeles les dijeron; “¿Por qué buscáis a los vivos entre los muertos? No está aquí ¡ha resucitado!” (Lucas 24: 5) Este fue el gran punto de inflexión que transformó la historia de Jesús que parecía haber terminado con su trágica muerte en la Cruz en la noche del viernes.

Así que la historia de la Pascua no es sólo la historia de la resurrección de Jesús de la muerte, sino también la historia de cómo fue detenido injustamente por los judios, juzgado, condenado y crucificado en la cruz a causa de su posición por la Verdad y la Justicia. Desde un perspectiva espiritual, la Pascua es la historia del ascenso de la humanidad con la Divinidad.

Es el viaje espiritual dramático que todo el mundo debe comprometerse a emanciparse de la esclavitud de la muerte y de la ignorancia y entrar en la luz gloriosa de Inmortalidad y autoconocimiento. De esta manera, la Pascua no es sólo un evento pasado, pero el día en que nacemos de nuevo hacia la Iluminación.

La entrada triunfal en Jerusalén

Jesús fue con sus discípulos al centro religioso judío de Jerusalén para la fiesta de la Pascua. Fue una fiesta importante que se celebra anualmente en conmemoración de la liberación de los Judios de la esclavitud en Egipto. Todos los varones mayores de doce fueron a Jerusalén para las fiestas. Cuando Jesús entró en la ciudad montado en un burro, los peregrinos extienden telas y ramas en el camino para Él. Ellos gritaron de júbilo galante, “¡Bendito el que viene en el Nombre del Señor, Hosanna en las alturas!” (Mateo 21: 9). Esta alabanza está en agudo contraste con su último grito, “¡Crucifícale!” Y su opción por un ladrón que se estrenará en lugar del Justo. Jesús sigue siendo el mismo, tanto en la alabanza y la culpa.

Cuando Jesús entró en el templo de Jerusalén Vio gente sacrificar palomas y otros seres vivos para “agradar a Dios” (Mateo 21:12). Los sacerdotes del templo se habían vuelto muy corruptos y centrados en el dinero. La casa de Dios se había convertido en un bazar y la religión había sido comercializada. Jesús trató de poner fin a estas prácticas crueles y dañinos. Así que Jesús entró en el templo y echó fuera a todos los que vendían y compraban y volcó las mesas de los cambistas. Esto enfureció a los sacerdotes y autoridades del templo y desde entonces se buscó una manera de matarlo.

La última cena

La fiesta judía de la Pascua tiene su punto focal en una comida especial. Jesús tuvo esta comida, que era Su última cena, con Sus discípulos más cercanos antes de su muerte. Jesús era el único que sabía el significado de esta última noche. Así que se sentó en estrecha colaboración con sus discípulos en torno a una mesa y lluvió sobre ellos la esencia misma de Su Amor. De una manera muy dramática y directa Él les dio la esencia de todo lo que había estado enseñando.

“Mientras estaban en la mesa tomó el pan, dio gracias, lo partió y se lo dio diciendo:” Esto es mi cuerpo entregado por vosotros. Haced esto en memoria de mí ” (Lucas 22:19). También tomó una copa con un poco de vino e hizo lo mismo dicho: “Esta es mi sangre”. Cuando Jesús dijo: “Este es mi Cuerpo” Él estaba enseñando a los discípulos la verdad de la Biblia y de todas las Escrituras: “Yo no soy este cuerpo – Yo no me identifico con el cuerpo (Deham Naham) – Yo no soy el cuerpo (Koham Soham) – ¿Quién soy yo?  Porque yo no soy el cuerpo, lo dejo y subo a los cielos por ustedes. De la misma manera, ustedes deben hacer lo mismo en mi memoria. Ustedes debe renunciar a la conciencia del cuerpo. Este es un mandato divino”.

Más allá de Conciencia Corporal

Cuando decimos: “este es mi paño”, significa que no soy el paño. Cuando yo no soy el paño entonces puedo sacrificarlo por el bien de los demás. Si el cuerpo es mi “cosa” al igual que la tela es mi “cosa”, entonces yo no puedo decir que soy el cuerpo, como yo no puedo decir que soy la tela. Esta es la lección que Swami a menudo nos exhorta ahora y lo que Jesús enseñó entonces. Mientras uno piensa que soy el cuerpo, el sacrificio no es posible. Sin sacrificar es imposible alcanzar la Divinidad Absoluta. Debemos vernos a nosotros mismos, no como el cuerpo, pero como la divinidad que mora en nosotros reside en el templo del cuerpo. Una vez más, debemos reconocer y tratar a todos los cuerpos como encarnaciones de la Divinidad.

En palabras del amado Sathya Sai Baba “cuando Jesús dijo que el pan era su carne y el vino, su sangre, quería decir que todos los seres vivos con carne y sangre deben ser tratados como Él mismo” (Divino Discurso del 25 de 12 1978).

La Unidad de la Vida

A principios de Sus enseñanzas Jesús había dicho a sus discípulos que “hagas lo que hagas a cualquiera de estos, lo haces a mí” (Mateo 25:40). Al ver al mismo Dios en todos los seres es el verdadero espíritu de la no-dualidad. Esta verdad advaitica está contenida en dos versículos de la Biblia: “YO SOY EL QUE SOY” (Éxodo 3: 14 ) y “Estad quietos, y sabed que yo soy “(Salmo 46:10). Es en la quietud que sabemos que lo que es nuestra verdadera naturaleza – la pura existencia eterna, infinita, inmortal y absoluta, que habita en todos los seres. Esta quietud es el silencio de la tumba. Es la muerte, no del cuerpo físico, sino de la mente. Es la total aniquilación del ego en la cruz del sacrificio de sí mismo.

Jesús lava los pies de los discípulos

Después de terminado de comer, Jesús dramatiza a sus discípulos cómo sacrificar el cuerpo al renunciar a la identificación con el mismo. Sacrificar el cuerpo no significa colgarse de una cuerda como hizo Judas después de que traicionó a Jesús. Sacrificar el cuerpo significa ¡quemar el cuerpo en el altar del servicio desinteresado! Para probar esto, Jesús tomó un jarro de agua y una toalla alrededor de la cintura y comenzó a lavar los pies de sus discípulos y los secó con la toalla. Cuando le preguntaron por qué lo hacía, Jesús respondió: “Estoy lavando sus pies como su siervo para que puedan aprender a servir al mundo.” (Juan 13:14) En el servicio desinteresado sacrificamos nuestros deseos, nuestra prosperidad, nuestras comodidades, nuestra seguridad y posiciones y las exigencias de la carne para aliviar la miseria humana y sirviendo a los desvalidos y los pobres. En esencia, Jesús estaba enseñando que el servicio desinteresado es la manera más fácil y efectiva de ir más allá de la conciencia del cuerpo y llegar a la Divinidad Absoluta.

Desde la sala superior, donde él tenía su “última cena” con sus discípulos, Jesús fue directo al jardín de Getsemaní con sus discípulos (Mateo 26:36). En este lugar Él oró a su Padre con intensa agonía. “Su sudor era como gotas de sangre” (Lucas 22:44, Marcos 14:32) Él oró al Padre, “Abba Padre, todo es posible para ti. Por favor, tome este trago amargo mío. “(Marcos 14:36, Mateo 26:39). Al mismo tiempo se sometió a la voluntad de su Padre.

Jesús lava los pies de los discípulos

Por lo general se pasa por alto esta etapa de rechazo en nuestro camino espiritual. Esto corresponde al desaliento de Arjuna antes de que el campo de batalla de Kurukshetra. En este nivel nos preguntamos las mismas preguntas: ¿por qué yo? ¿Qué he hecho para merecer esta situación? ¡Aleja este sufrimiento de mí! etc. Muchas personas nunca van más allá de este nivel. Normalmente lo que se rechaza, regresa. Es como la ira o la emoción contenida. Por lo general, se manifiesta en una forma diferente y, a veces más peligrosa. Jesús nos está enseñando que debemos ir más allá del rechazo y aceptar como voluntad de Dios todo lo que nos sucede en nuestro camino hacia la Verdad.

Jesús demuestra la aceptación de la Voluntad de Dios

La aceptación marca el comienzo de un proceso de transformación y purificación. Este es el nivel en el que aceptamos con alegría todo lo que sucede a nosotros como la Voluntad de Dios y, por tanto, en última instancia, obligado a trabajar para nuestro mayor bien. Jesús pasó por esta etapa cuando oró: “Quiero que Tu voluntad sea hecha, no la mía” (Marcos 14:36). Cuando aceptamos nuestra vida como una expresión de la Voluntad de Dios, los sufrimientos comienzan a tener un efecto de refinación en nuestras almas. El impulso externo y embates del Karma ahora nos jala hacia adentro y nos acerca a la calidez y el amor de nuestro Cristo interior.

Mientras Jesús estaba orando, invitó a sus discípulos a velar y orar con él. Sin embargo, la fatiga y el cansancio del cuerpo no les permitieron cumplir con esto. Ellos estaban con mucho sueño. Jesús les reprendió por este comportamiento (Mateo 26:40).

Mientras tanto, los principales sacerdotes y los líderes se reunieron en la residencia de Caifás, el sumo sacerdote para discutir cómo capturar a Jesús y, en secreto, se le quitó la vida. Tentaron a Judas, uno de los discípulos amados de Jesús, con 30 piezas de plata para que lo entregue en sus manos. Judas sucumbió a la tentación y traicionó a su Maestro. La codicia por el dinero es un monstruo que se apodera del hombre y le hace perder todo sentido de la discriminación aceptando sin reparo maneras incorrectas de satisfacerla. Cuando optamos por falsedad en lugar de la verdad, traicionamos a Jesús una y otra vez.

La detención y el juicio

Cuando Jesús salía del jardín, Judas apareció con la turba armada con espadas y palos enviados por los sumos sacerdotes y los ancianos para arrestar a Jesús. Jesús se dirigió a su traidor como “amigo” y no ofreció resistencia cuando fue arrestado. Cuando esto sucedía todos sus discípulos lo abandonaron y huyeron (Mateo 26:56). ¿Cuántas veces nos abandonamos a Dios cuando el camino se pone difícil? La verdadera adoración está en andar a pie con Dios en el dolor y el placer y aceptar ambos con ecuanimidad.

Después de su arresto en Getsemaní, Jesús fue llevado primero ante el ex-sumo sacerdote Anás, que llevó a cabo un examen preliminar al cuestionar a Jesús acerca de sus discípulos y la enseñanza (Juan 18:12 -14). Luego fue llevado al palacio de Caifás, el presidente del Sanedrín, el tribunal judío más importante durante el periodos griegos y romanos.

Debido a los testimonios contradictorios presentados contra Jesús, Caifás preguntó a Jesús bajo juramento, si él era “el Cristo, el Hijo de Dios” (Mateo 26: 63). La afirmación positiva de Jesús a esta pregunta hecha a Caifás hace que se rasgue la túnica de Jesús y se le levanten cargos por blasfemia. Sucedido esto, la tormenta se desencadenó. Los guardias comenzaron a escupir en el rostro y lo golpearon con sus puños. Después de vendarle los ojos, el que le dio una bofetada le preguntó: (Lucas 22: 63-65) “Profetízanos Cristo, ¿quién te golpeó?”. En todo esto, Jesús se mantuvo en calma y en silencio.

Desde que los romanos habían retirado del Sanedrín la pena capital, se hizo necesario buscar una manera de asegurar una sentencia de muerte conferida por el Gobernador. Ellos incitaron a la gente común para que pidan la muerte de Jesús. Le dijeron a Pilato, el quinto gobernador romano de Judea (DC: 26-36) que Jesús estaba tratando de hacerse rey y debe ser castigado por traición. Cuando Jesús explicó a Pilato la naturaleza de su reino diciendo: “Mi reino no es de este mundo”, Pilato anunció un veredicto de absolución (Juan 18: 33-38). Este veredicto podría haber terminado el juicio, pero, por las instigaciones de los sacerdotes, se emitieron nuevos cargos contra Jesús. Ellos querían que Jesús muera por todos los medios.

Pilato revisó el caso ante las personas que quieren probar la inocencia de Jesús. Les ofreció un compromiso en un esfuerzo por aplacar su ira y sed de sangre. Él envió a Jesús para ser azotado antes de liberarlo. Los soldados trenzaron una corona de espinas y se la pusieron sobre su cabeza. Ellos lo vistieron con un manto de púrpura. Lo golpearon en la cara y ridiculizaban diciendo: “¡Salve Rey de los Judios!” (Juan 19: 1). Después de esta tortura, Jesús estaba en una situación muy lamentable. Entonces Pilato sacaba a los Judios que se habían reunido mientras pensaba si era suficiente el castigo que se había impuesto contra Jesús. Pero ellos gritaban aún más: “¡Crucifícale, crucifícale” (Juan 19: 6). Pilato no quería condenar a muerte a Jesús. Ofreció a los Judios otro compromiso. Es habitual que Pilato liberara a un prisionero de los Judios con motivo de este festival. Cuando los judíos exigieron este derecho, Pilato les ofreció que elijan entre Barrabás, un asesino notorio, y Jesús, el Cristo. Las personas gritaban de Barrabás, exigiendo que Jesús sea crucificado (Luke21: 18). Optaron por un asesino de la vida, en lugar del dador y sustentador de la vida.

Pilatos se lava las manos

Cuando Pilato intentó salvar la vida de Jesús, los judíos lo amenazaron con el César, el emperador romano, ya que “cualquier persona que afirma ser el rey se opone al César” (Juan 19:12). Esto hizo que Pilato realmente se llene de miedo. Finalmente cedió a la voluntad del pueblo y trató de absolverse a sí mismo de la culpa de la muerte de Cristo lavandose públicamente las manos. Las personas aceptan la responsabilidad de la muerte de Jesús cuando dicen: “Su sangre sea sobre nosotros y sobre nuestros hijos!” (Mateo 27:25). Mientras tanto, Pedro, la cabeza de los discípulos, había negado a Jesús tres veces. Jesús predijo que lo haría (Marcos 14:34) ¿Cuántas veces negamos a Dios cuando nuestros intereses egoístas están en juego? Uno debe estar preparado a sacrificar cualquier cosa por amor a Dios y su mensaje.

La Crucifixión y Muerte de Jesús

Los soldados del gobernador llevaron a Jesús al pretorio, en el interior del palacio, y reunieron una multitud de soldados en torno a Él. Allí sometieron a Jesús a torturas inhumanas, una de las cuales era la flagelación por medio del azote, que era un castigo común en la antigüedad. Los azotes romanos tenían piezas de metal unidos a las pestañas. Jesús estaba con el torso desnudo y atado a un pilar en una posición encorvada. El cuerpo de Jesús fue horriblemente lacerado por lo que sangraba mucho. Después de esto, lo llevaron para crucificarlo. Jesús tuvo que arrastrar una viga transversal pesado hecha de madera sobre sus hombros hasta el lugar de la crucifixión.

En este lugar, llamado de la Calavera (o Gólgota), que se encuentra en una colina en las afueras de la ciudad, Jesús fue despojado de sus vestiduras y clavado en una cruz junto a dos delincuentes (uno a su derecha y el otro a su izquierda). En el camino al Gólgota, Jesús fracasó tres veces bajo el peso de la cruz. Los soldados obligaron a un transeúnte, Simón de Cirene, para que ayude a llevar la cruz puesto que temían que Jesús muriera en el camino. A los pies de la cruz se encontraba María, la Madre de Jesús y otras mujeres que simpatizaban con él (Juan 19:25). Uno sólo puede imaginar la agonía de la Madre de Jesús, al ver a su hijo tratado tan cruelmente.

Jesús colgado de la cruz por cerca de tres largas horas. Mientras estaba en la cruz Jesús expresó preocupación por su madre (Juan 19:25). Él oró por el perdón de los responsables de la crucifixión porque no sabían lo que hicieron (Lucas 23:24). Prometió el Paraíso al criminal que había sido crucificado con Él (Lucas 23: 39-43).

Era costumbre de romper los huesos de los hombres crucificados para acelerar su muerte con el fin de retirar los cuerpos antes de que el Santo día termine. Cuando los soldados se acercaron a Jesús y se percataron de que ya estaba muerto, no le rompieron las piernas. En cambio, uno de los soldados le abrió el costado de la costilla con una lanza y “sangre y agua” fluyeron del costado de Jesús (Juan 19:33 -35). Así se cumplió el Antiguo Testamento cuando profetiza que los huesos del Mesías no se rompieron y que su lado sería traspasado con una lanza (Éxodo, 12:46; Salmo 34:20; Zacarías 12:10).

A media tarde, Jesús clamó a gran voz: “Padre, en tus manos entrego mi espíritu” y se fusionó en el principio de la Divinidad (Lucas 23:46). Este es el último paso en la escalera de la Realización del Ser. Se describe como el arte de la auto-rendición; ese estado sin esfuerzo, pasivo, de no-voluntad. No se puede llamar oscuridad y no puede ser llamado luz. No es ni la nada ni se puede describir como algo. No es ser y no es no-ser. Más allá del pensamiento y más allá de la razón, más allá de la imaginación y la comprensión que trasciende, los sabios llaman así por falta de expresión.

Inmediatamente Jesús se entregó a sí mismo al Padre, se nos dice que el Sol dejó de brillar (Lucas 23:45). De este modo, la auto-rendición rasga la cortina (ilusión) que nos separa de Dios. Cuando esto sucede, la iluminación del auto-refulgente-Sol del Atma extingue todas las otras luces que se derivan de ella.

La Resurrección

El cuerpo de Jesús fue colocado en una tumba que pertenecía a José de Arimatea, miembro del Sanedrín. Nadie estaba más sorprendido que los discípulos de Jesús cuando se enteraron de que el hombre que habían visto morir el viernes estaba ¡caminando el domingo! (Mateo 28: 2-15; Marcos 16: 1-11; Lucas 24 1-12; Juan 20: 1-18). Al principio, les pareció un disparate histérico.

Pero cuando Jesús se les apareció una y otra vez, no podían negarlo por más tiempo. Tomás sólo creería después de que él puso sus manos en las marcas de los clavos del cuerpo de Jesús (Juan 20:24 -24). La resurrección de hecho había transformado la tragedia de la crucifixión, en un triunfo para toda la humanidad.

La gloria espiritual de la Pascua

La Pascua es más que un festival de luces. La Pascua es también una oración de la Luz. Roguemos al Cristo resucitado que nos lleve de lo irreal a lo real, de la oscuridad a la Luz y de la muerte a la Inmortalidad. En este viaje espiritual que Jesús hace una invitación a todos nosotros.

“Si alguien quiere ser mi discípulo, que se niegue a sí mismo, tome su cruz cada día y que me siga” (Lucas 9:23, Mateo 16:24, Lucas 14:27). En el camino de la emancipación espiritual, cada uno tiene su cruz que llevar. Es la cruz de la deuda kármica y tendencias mundanas que yacen en lo profundo a diferentes niveles de nuestro consciente, subconsciente y estados inconscientes. Esta deuda tiene que ser equilibrada y las tendencias despejadas. Jesús nos dijo la mejor manera de hacer esto: “Toma tu cruz y sigue al Maestro”. Entonces, y sólo entonces, se puede estar seguro de ganar la batalla de la vida. El Amado Sathya Sai Baba nos da la misma receta: “¡Sigue al Maestro, afronta al demonio, lucha hasta el final, termina el juego”.

El demonio aquí es la identificación del cuerpo. Es la raíz de todos los dolores y sufrimientos ¡Es el pecado original de la teología cristiana! Tenemos que hacer frente a este demonio y dar el primer paso hacia nuestro ascenso espiritual. Tenemos que declarar la verdad con valentía: “Yo no soy el cuerpo, yo no soy la mente”. Por lo tanto, no se ven afectados por las dualidades del cuerpo-mente. En este estado de ecuanimidad, debo seguir al Maestro.

El maestro es la conciencia interior, el sonido del silencio o de la voz interior de Krishna (Krist-na) sentado en el carro de Arjuna (el corazón del devoto) en el campo de batalla de Dharmakshetra (el camino de la cruz). Cuando escuchamos y seguimos las instrucciones divinas (el Gita) del Maestro (Cristo o Krishna), entonces la victoria esta asegurada. Esa victoria es la resurrección del Ser Inmortal en la vida encarnada.

Cuando el ego desaparece, resucita Dios. Este es el significado de la Cruz: la destrucción del “yo”. Es la esencia del cristianismo. La cruz cristiana es un símbolo para la eliminación del ego. Sin la Cruz, sin la disolución del ego, no hay resurrección. Cuando elegimos seguir a Jesús, en el camino de la cruz, en el camino espiritual para la muerte del ego, tenemos que estar listos para crucificar al viejo pequeño “yo” que vive en la ira, los celos, la codicia, el odio y el apego al cuerpo y entonces se manifestará la gloriosa altura de nuestra Ser inmortal de la Verdad, el Amor, la Paz y la conducta correcta.

Nuestra celebración de la victoria de Cristo en la Pascua es un acto de fe que en una mañana temprano nos levantaremos con Él a la gloria y a la Luz de la Divina Conciencia del Inmortal Absoluto.

– Equipo Heart2Heart. Corregido por Webmaster

OM SRI SAI RAM