Historias de Amor Sai: “Una hinchazón en la mejilla de Swami”

Narración del Prof. Anil Kumar:

Ahora, proseguiremos con las conversaciones de Bhagavan que tuvieron lugar en julio. Bien, como ya saben, en Guru Purnima, todos nos dimos cuenta de la hinchazón que Swami tenía en la parte derecha de su rostro. La mayoría de ustedes lo notarían. Él dio una explicación al respecto, al final de uno de Sus discursos. La hinchazón estaba muy mal, de color muy rojo, y no sabíamos cómo Él podía manejarse con ella.

Le preguntamos a Bhagavan: “¿Qué es eso? ¿Por qué tienes esto? ¿Qué podemos aprender de esta experiencia? Es muy doloroso verlo. ¿Cómo eres capaz de soportarlo?”.

Bhagavan respondió: “Cualquier doctor les diría que el dolor es atroz. Es un dolor terrible. Durará 21 días y si se vuelve realmente serio, también afectará al cerebro”.

La gravedad del problema que Él estaba experimentando era tal, que no éramos capaces de mirarlo. A pesar de la hinchazón y del terrible dolor, Bhagavan dio cuatro o cinco discursos. ¿Cómo era posible eso? Sé que una vez, no pudo abrir Su boca del todo, sino sólo este poquito. (Anil Kumar lo demuestra abriendo su propia boca sólo un poco). No podía comer. Tal era la gravedad de su enfermedad.

Así es que le preguntamos: “Bhagavan, ¿Por qué no te curas a Ti mismo del dolor y de la hinchazón? ¿Por qué no Te curas a Ti mismo?”.

Bhagavan respondió: “Nunca Me curaré a Mi mismo. Sanaré sus problemas. No curo ninguno de Mis problemas. Pero, en respuesta a sus plegarias, en respuesta a su deseo, en respuesta a su ansiedad, Me curaré, pero no hasta entonces”. Eso fue lo que dijo Bhagavan.

“Swami, ¿no sientes dolor? ¿No es doloroso para Ti?”.

La respuesta de Bhagavan es muy importante. Dijo: “No Me considero a Mí mismo como el cuerpo. Yo no soy este cuerpo. Por eso, no me tomo en serio ninguna hinchazón ni ninguna enfermedad de este cuerpo. Para Mí no es una fuente de dolor porque Yo no me identifico con este cuerpo. ¿Entiendes? No soy el cuerpo. Así es que no siento dolor en absoluto”.

(Me gustaría llamar su atención sobre uno o dos puntos mencionados en el Bhagavad Githa. En el Bhagavad Githa se afirma claramente: “Dios es impoluto. Dios no tiene atributos, ningún tipo de dolor. Dios está en el cuerpo, pero el cuerpo no se encuentra en Dios. Todos los atributos funcionan u operan porque Dios está en ellos. Pero estos atributos no están en Él”).

¡Fue increíble cómo Swami cumplía el programa diario, cómo se movía por el auditorio con todos los delegados que asistieron a la Conferencia! ¡Sin comer nada! No podíamos creerlo. Ese es el secreto de Su Divinidad.

Me gustaría compartir un punto muy importante con todos ustedes. Después de unos días, desapareció la hinchazón del rostro de Swami. Todo estaba perfecto. De alguna forma, conseguí tener el coraje necesario para preguntarle: “Swami, ¿te encuentras bien ahora? No veo ninguna hinchazón. Muy bien, Swami. ¡Nos sentimos felices!”.

¿Saben lo que contestó Baba? “Anil Kumar, mira. La hinchazón que era pequeña aumentó poco a poco hasta alcanzar el tamaño de una naranja. ¡Era así de grande! Lentamente, a medida que aumentaba el tamaño, también lo hacía el dolor. Pero hoy, después de que ha ido bajando y ha desaparecido del todo, mira… ¡No hay ninguna marca o cicatriz de ningún tipo! Cuando se tiene un furúnculo o cualquier tipo de herida, dejará alguna marca incluso después de haber sanado. Aunque ésta era una hinchazón enorme, no hay señal alguna de su anterior presencia”.

¡Eso es Divinidad! ¡Eso es Divinidad! Todos nosotros nos quedamos sorprendidos cuando Bhagavan explicó todo esto. La lección es ésta: badha o el dolor es bodha o una enseñanza. Dios sufre para enseñarnos. El aparente dolor externo de Dios es también una oportunidad para transmitir una lección a los devotos. Ese es el secreto subyacente detrás de este sufrimiento.

julio del 2002
Fuente: “Perlas de Sabiduría”, autor: Anil Kumar

OM SRI SAI RAM