La Oración de la Entrega

 

¿POR QUÉ TE PREOCUPAS TANTO?

sri-sathya-sai-abhaya-hastaDéjame cuidar de tus problemas, Yo soy el que va a pensar en ellos.

Estoy solamente esperando que tú te rindas ante Mí. Yo solo intervengo cuando tú sabes entregarte completamente. Solamente así tú no tendrás que preocuparte por nada más.

Deja todos tus miedos y preocupaciones, de otra manera me demuestras que no tienes confianza en Mí. Al revés tú tienes que confiar ciegamente en mí.

Entregarse quiere decir. “Poner todos tus pensamientos lejos de tus problemas”. Deja todos en mis manos diciendo: “Dios, Tu te encargas de ello, así se hará”. Eso quiere decir: “Dios, gracias por poner todo en Tus manos, yo sé que tu lo vas a resolver de la mejor manera para mí”.

Recuerda que pensar en las consecuencias de las cosas es lo contrario a entregarse.

Eso quiere decir que si tú te preocupas de una situación que no salió como tu la deseabas, Me demuestras que no crees que YO TE AMO. Me das la prueba de que tú no consideras tu vida bajo Mi control y de que nada se Me escapa.

Nunca pienses: “¿Como va a terminar esto? ¿Qué es lo que va a pasar? Si tú piensas así, Me demuestras que no confías en Mí.

¿QUIERES QUE YO ME ENCARGUE DE ELLO, SI O NO?

Entonces tienes que parar de preocuparte. Yo te voy a guiar solamente si tú te rindes totalmente a Mí. Y cuando te lleve por un camino diferente de lo que tú estabas esperando, yo te llevaré en Mis brazos.

Lo que te agobia de verdad son tus pensamientos, tus obsesiones y tu deseo de hacer todo tú mismo a cualquier precio. Yo puedo hacer muchas cosas solo cuando el hombre, tanto por sus necesidades materiales como espirituales, se gira hacia mí y dice: “Piensa tú en ello” y cierra sus ojos y se relaja. Tu vas a recibir mucho, pero solamente cuando tus rezos sean dirigidos totalmente hacia Mí.

Tú rezas cuando estás mal, así Yo puedo intervenir, pero tú quieres que sea solamente de la manera en que tú deseas; así no te rindes a mí, y quieres que Yo me ajuste a tus pedidos.

No seas como los enfermos que piden al doctor que los cure y al mismo tiempo le dicen ellos mismos la medicina que necesitan ¡No hagas eso!

También en situaciones tristes di: “Dios, te rezo y te pido la gracia por este problema y por esta necesidad. Yo te rezo para que Tu te encargues de esto como Tu deseas, por esta vida terrenal y temporal. Tu sabes muy bien qué es lo mejor para mí”.

¡A veces tú sientes que los desastres incrementan en vez de disminuir! No te preocupes, cierra tus ojos y dime con fe: “Tu te encargas de ello, así se hará”. Cuando tu hablas así, Yo puedo también llegar a hacer un milagro cuando sea necesario. Yo voy a pensar en eso solamente cuando tú confíes totalmente en mí.

Yo siempre pienso en ti. Pero yo puedo ayudarte solamente cuando tú te rindes completamente ante Mí.

SRI SATHYA SAI BABA